40 años queriendo a un monstruo

Este año se cumplen cuatro décadas de la publicación de Not Now, Bernard . Un emblemático libro álbum del magistral David McKee publicado por Andersen Press. A lo largo de estos años su lectura no ha estado librada de detractores. Pero el arte y la magia han superado a la censura y por varias suertes y mediaciones, - como la de Yolanda Reyes y su decisión de editarla en español para la colección Nidos para la Lectura de loqueleo-, Ahora no, Bernardo tiene hoy un lugar ganado en las escuelas y hogares de gran parte de Latinoamérica.





Hemos querido celebrar su vigencia, -en el mismo año en que su creador recibe el merecido premio BookTrust a su vida y obra-, invitando al crítico y especialista en la LIJ, Fanuel Hanán Díaz Acosta a compartirnos su apreciación de la obra.






Bernardo se siente completamente ignorado por sus padres, incluso cuando un monstruo decide comérselo de un bocado… Un libro que ha trascendido la barrera del tiempo y las edades y que aún sigue atrapando lectores por su carga de humor, sus cálidas ilustraciones y un sentido extravagante de la historia. Este 2020 Ahora no, Bernardo del célebre autor inglés David McKee cumple 40 años, libro álbum que contiene interesantes claves para entender cómo se construye un territorio simbólico que permite explorar complejas emociones en el universo infantil.


A pesar de que en su primera publicación el libro fue rechazado en algunas librerías por la imagen de unos padres displicentes que ignoran abiertamente a su hijo, esta historia caló inmediatamente en muchos lectores que interpretaron en ella una crítica al poder de los adultos y una divertida manera de utilizar recursos como la transformación y la ironía. La relación entre textos e ilustraciones ofrecen un ensamblaje perfecto para que el lector pueda construir muchos significados, a partir de indicios que están en los cuadros y el cambio de perspectiva en la sustitución de Bernardo por un monstruo de mal genio. Los padres que ni siquiera miran a Bernardo a los ojos durante toda la historia encarnan al adulto incapaz de establecer un canal de comunicación con un niño, que está tan sumergido en su mundo que pierden la capacidad para sorprenderse o darse cuenta de los cambios significativos que ocurren a su alrededor. De algún modo, ellos representan el individualismo, la alienación y la pérdida de sintonía. En ese sentido, se abre una grieta entre el mundo de los adultos y el mundo de los niños, mientras que los padres permanecen inmutables Bernardo vive una metamorfosis y se desahoga por la vía de lo imaginario.


Ahora no, Bernardo es un libro excepcional y elocuente: atrapa porque logra desarrollar una potente historia con recursos inteligentes y sencillos. Nos envuelve en un mundo de ficción tan cautivante que los lectores de distintas edades sentimos como propio, y nos extiende el territorio perdurable de las emociones donde todos inevitablemente volvemos muchas veces durante nuestras vidas.




Not Now, Bernard by the English author David McKee is turning 40. This is a book that has transcended the barrier of time and a book that still continues to attract readers due to its humor, illustrations, and sense of story. This picture book contains keys to understanding how a symbolic territory that allows for the exploration of complex emotions in a child's universe is built. Bernardo feels completely ignored by his parents, even when a monster decides to eat him in one bite.


On first publication, the book was rejected in some bookstores due to its portrayal of disrespectful parents who openly ignore their son. The story, however, immediately caught the attention of many readers who interpreted it as a criticism of the power of adults. Readers responded to McKee’s use of wit and irony. The relationship between texts and illustrations offers a perfect book so that the reader can build many meanings based on clues that are in the paintings and in the change of perspective when Bernardo is replaced by a bad-tempered monster. Bernardo’s parents, who do not even look Bernardo in the eye once during the whole story, embody the adult incapable of establishing a channel of communication with a child. These are adults who are so immersed in their own world that they lose the ability to be surprised or to notice the significant changes that are occurring around them. In a way, they represent individualism, alienation, and loss of harmony. In this sense, a rift opens between the world of adults and the world of children. While the parents remain immutable, Bernardo undergoes a metamorphosis. He is able to resolve his anger by submerging himself in the imaginary.


Not Now, Bernard is an exceptional and eloquent book. It moves us because it manages to develop a powerful story with intelligent and simple resources. It envelops us in a world of fiction so captivating that readers of different ages can feel at home, and it draws us into the enduring territory of emotions where we all inevitably return many times during our lives.



#NidoRecomienda: Tips para la lectura


Not Now, Bernard (Ahora no, Bernardo) es un libro que ha causado reacciones encontradas entre los maestros y padres de familia. David McKee, reconocido por su entrañable personaje Elmer el elefante de retazos de colores, es un autor que propone siempre una mirada crítica a los comportamientos sociales.


En este caso, los padres de Bernardo parecen no atender las advertencias que hace su hijo: en el jardín hay un monstruo que se lo quiere comer. Y cuando en efecto el monstruo devora a Bernardo, ni papá ni mamá se percatan. Al leer esta historia no reveles tu propia postura ante los hechos. Deja que sean los niños quienes te cuenten lo que creen está ocurriendo. Algunos psicólogos y críticos han propuesto una lectura metafórica: el monstruo no existe y es sólo la imaginación de Bernardo quien fabrica la situación para obtener la atención de sus padres. Pero sin tener que proveer miradas alternas, la lectura literal de la obra es suficiente para que ellos planteen sus propias conclusiones: Bernardo advierte de un monstruo que en efecto se lo come y nadie lo echa de menos. Esta situación en sí misma es aún más ostensible a través de los detalles en las imágenes. ¿Notas como los padres siempre están de espaldas a su hijo? Observa los rostros, los ojos cerrados…


El ambiente creado por la ilustración dice mucho más de lo que el texto revela. Deténganse sobre las páginas finales, pues en este cierre comprendemos el universo de Bernardo. Y sobre todo, deja que sean ellos a su ritmo y en su lenguaje quienes proporcionen su propia interpretación.



Videos y más...





¿Quieres el libro?


Adquiérelo en www.nidodelibros.com



  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

© 2018 by Nido de Libros. Creado con Wix.com